descubre porqué fracasa tu tienda online, Seigoo

¿Quieres saber por qué fracasa tu tienda online?

Lanzar una tienda online implica una serie de ventajas. En una sociedad en la que los hábitos de consumo están cambiando a ritmos acelerados y en la que el tiempo libre es escaso, este tipo de comercio agiliza y simplifica los procesos de compra.

Además de ofrecer información detallada y actualizada de todos los productos y servicios, éstos estarán disponibles para los internautas de todo el mundo las 24 horas de los 365 días del año. Utilidades que pueden transformarse en valor añadido para cualquier marca.

Pero… ¿Por qué naufraga una tienda online?

Impulsar un e-commerce para vender por Internet es cada vez más sencillo. Existen plataformas avanzadas y de fácil manejo que permiten que una persona (sin necesidad de tener amplios conocimientos) pueda abrir su propio negocio en la red. Sin embargo, la elevada competencia, la falta de planificación o el desconocimiento de la audiencia pueden convertirse en causas de infortunio.

Las 5 razones principales que frenan el éxito del comercio electrónico

1. No tener optimizado el proceso de venta y optimización

Muchos piensan que una vez proyectada la tienda inmediatamente empieza a funcionar, pero la realidad no es así.

Normalmente, la navegación y/o el diseño inicial de una tienda online no produce las suficientes conversiones de venta. Algo que evidencia la necesidad de optimización.

Cuando una tienda offline no tiene suficientes ventas se procede a cambiar el guion de la venta, se cambia al comercial, se renueva el género o la imagen general del espacio, etc. En definitiva, se actúa para perfeccionar el proceso de venta.

A nivel online, la renovación es igual o más importante, porque con pequeños incrementos de conversiones se pueden obtener grandes resultados en ventas.

Éxito del comercio electrónico

2. No tener posicionada la tienda online en Google

Cualquier página web necesita aparecer en los resultados de los motores de búsqueda para alcanzar sus objetivos. Esta necesidad se multiplica para un comercio. La competencia masiva es ya de por sí un inconveniente, si a esto le sumamos no aparecer en Internet el fracaso está asegurado.

Volviendo a la comparación con una tienda física, es como si esta se hubiera ubicado en una zona sin tránsito humano; no tendría sentido. Conseguir una buena localización en la tienda, es decir, un sitio estratégico con mucho tráfico de clientes, pasa por escalar puestos en los rankings de los buscadores. Es vital que el site esté bien optimizado para SEO.

3. No saber cómo utilizar las herramientas correctamente

Existen herramientas básicas pero vitales para controlar el funcionamiento de un e-commerce. Plataformas como Google Adwords que están al alcance de todo usuario y cuyo uso puede marcar la diferencia; puede convertirse en una fuente de tráfico que impulse el crecimiento de cualquier empresa y que haga rentables las campañas.

4. No saber extraer el rendimiento de las redes sociales

Las redes sociales se han convertido en el medio por excelencia para consagrar un modelo de negocio actual, así como en la manera más rápida y efectiva de conseguir tráfico.

Es el canal por antonomasia para atraer leads y potenciales clientes. A través del estudio “Digital in 2018: World’s Internet users pass the 4 billion mark” realizado por las empresas “We are Social” y “Hootsuite”, las RRSS son ineludibles en cualquier estrategia de marketing que se precie para sumar clientes y potenciar (y fidelizar) una marca.

A principios de año Facebook contaba con casi dos millones doscientos mil usuarios activos en un mes; YouTube con mil quinientos millones o Instagram con ochocientos. Cifras estratosféricas que justifican la necesidad de implementar estos canales en todas las estrategias de empresa.

El principal problema consiste en no saber entender cada red social. No conocer su idiosincrasia y querer lanzar el mismo mensaje publicitario sin personalizarlo ni adaptarlo a cada una según su público, uso o utilidad.

Para tener éxito es imprescindible tener un plan y saber usar las RRSS con un ROI (Return On Investment) positivo. Este retorno de inversión comprende el beneficio obtenido a través de las distintas acciones que se llevan a cabo. Es decir, mide la inversión frente a los beneficios. Se calcula aplicando la siguiente fórmula: [(ingresos – inversión) / inversión] * 100 = retorno de inversión.

Rendimiento en redes sociales

5. No controlar los números

Para saber si se está actuando correctamente es necesario hacerse unas preguntas: ¿sabes de dónde vienen tus ventas? ¿Tienes segmentado que ventas provienen de Adwords, SEO o RRSS? ¿Sabes que conversiones de ventas tienes por cada fuente de tráfico? ¿Tienes claras las conversiones entre tu página principal y tus páginas de secciones y productos para poder optimizar tus conversiones? ¿Tienes claras las posiciones de SEO de todas las palabras claves estratégicas para posiciones tu tienda online? Es imposible escalar y hacer crecer tu tienda online si no tienes un control de tus números ni de tus métricas.

Si no eres capaz de responder a estas cuestiones es el momento de ponerse manos a la obra. ¿Estás preparado?

Sin comentarios

Añadir un comentario