white-marketing

¿Qué es el white marketing?

White marketing es el nuevo concepto que está de moda en el mundo del marketing digital. Funciona como un sello de calidad para la publicidad online: nos ayuda a diferenciar el marketing y la publicidad de calidad, ética, transparente y responsable. Roberto Blanco Brime, especialista en esta rama, creó este término para hacer frente a la publicidad online masiva e invasiva, el black marketing.

Claridad y ética, una premisa de identidad

Esta nueva idea nace a raíz de los abundantes fraudes publicitarios para dar un poco de luz y buenas vibraciones en este mundo digital de competencia por conseguir que el cliente compre y se fidelice, basándose en la claridad y ética como premisa de su identidad. Dar valor a nuestra marca, a nuestra empresa, apoyándonos en ciertas normas morales que nunca se debieron de excluir y apartar en el mundo de la publicidad en la red.

Digamos que el concepto ha sido creado para los que encargamos campañas de marketing, para facilitarnos el trabajo y la identificación del contenido. Una ayuda para cotejar que las campañas por las que estamos pagando son de calidad, éticas y eficaces.

Como clientes vamos cambiando y pidiendo anuncios y encargos más específicos, más personales y que sean experiencias únicas con nuestra marca. Pero a pesar de esto, muchas empresas siguen buscando más la cantidad que la calidad.

La fe ciega en los algoritmos que determinan qué contenidos pueden ser relevantes y cuáles no acaba suponiendo pérdidas, sobre todo en imagen de marca y de credibilidad, además de en el aspecto monetario.

¿No os ha pasado nunca que habéis pagado por una campaña, por anuncios destinados a ciertos medios o webs, pero que han acabado en lugares de baja o mala calidad? ¿Cuántas veces hemos contratado una campaña con influencers que no solo ha fracasado, si no que nos ha traído más quebraderos de cabeza que beneficios?

Otros valores que son fundamentales en el white marketing

Ejemplos de esta falta de transparencia y ética publicitaria pueden ser webs de mala reputación, o campañas publicitarias de influencers donde todo se exagera hasta tal punto que la falta de transparencia e imparcialidad queda clara cuando nos recomiendan un producto. Y la consecuencia de esta mala publicidad es el daño a la imagen de la marca.

Poco a poco, la ética en la mercadotecnia se va implantando. Tomamos decisiones moralmente correctas, y tenemos en cuenta la honestidad e integridad de nuestras campañas y el alcance que pueden tener estas acciones en nuestro público.

La nueva industria publicitaria: transparencia contra oscuridad

Neuromarketing, branded content, influencers especializados, field marketing, inbound marketing o las comunidades de marcas forman parte de las estrategias que consideraríamos white marketing.

Los anuncios masivos, el remarketing, la publicidad invasiva o las acciones virales las definiríamos como black marketing.

El asentamiento de esta técnica de marketing ético y cristalino en la industria de la publicidad ya es un hecho. Los anuncios en internet han generado más quejas y malestar que los de la televisión y otros medios hoy en día.

La protección de datos, el brand safety (técnica con la que evitamos la aparición de nuestros anuncios en espacios ilegales o inadecuados para nuestra marca) y el white marketing son la columna vertebral de la nueva industria publicitaria, cada vez mas sincera y responsable con el consumidor y cliente. No se busca el click, si no que el potencial cliente se quede con el concepto, dedique su tiempo y este sea ante todo de calidad.


Y vosotros, ¿conocíais el white marketing y lo usábais en vuestras campañas, o os acabamos de hacer reflexionar un poco sobre cómo deberíamos de ir cambiando nuestras estrategias publicitarias de cara a un mundo online más justo y decente? Esperamos vuestros comentarios.


Sin comentarios

Añadir un comentario