coste-por-clic

Trucos para bajar el coste por clic

La herramienta Google Ads es una de las más útiles del mercado online a la hora de conseguir beneficios. Dentro de esta, es importante conocer qué es el coste por clic, o CPC. Este concepto hace referencia al valor que un creador de contenido paga cada vez que una persona que visita su web hace clic en un anuncio. Es un valor muy relevante, puesto que incide directamente en lo que se debe invertir en publicidad. Si el CPC es muy alto, y se obtienen muchas visitas, puede resultar muy caro realizar una campaña a través de esta herramienta.

Para calcular exactamente cuál es el coste por clic que tiene una web, se deben conocer dos datos: el número total de clics que se han dado y el costo total. Tras esto, solo habrá que dividir el segundo por el primero.

Mediante algunas claves, se puede conseguir reducir el CPC. Nosotros tenemos algunos consejos para que sea mucho más fácil reducir este valor.

Baja tu coste por clic con estos métodos

En primer lugar, algo que se puede hacer es utilizar palabras más concretas. Con las palabras de concordancia amplia se obtienen más visitas, pero estas no tendrán un aporte real a la página web. Eso sí, se incrementa el CPC. Es mejor que se empleen palabras más concretas, que sí que guarden una relación exacta con aquello que el usuario busca. De esta manera, se reduce el CPC y además se consiguen visitas que encajen mejor con un perfil concreto.

Junto con esto, puedes pasar a usar palabras denominadas de cola larga, o “long tail”. Estas palabras clave tienen un número de búsquedas más bajo, puesto que son más concretas. Les sucede algo muy parecido a las que hemos visto anteriormente. Si se combinan estas técnicas, se consigue que el coste por clic sea bastante más bajo. Además, estas palabras más largas suelen tener menos competencia a la hora de subastar por ellas, favoreciendo que sean más económicas.

coste por clic

Apuesta por la relevancia de la campaña

Uno de los mejores consejos a tener en cuenta a la hora de realizar una campaña con Google Ads es, sin duda, apostar por la relevancia. Es decir, buscar que las palabras clave que se hayan seleccionado aparezcan también relacionadas en el texto. Aquello que se ofrece debe guardar relación con los anuncios que aparecen en la web. De este modo, será mucho más sencillo que los usuarios que visitan la página proporcionen beneficios reales.

Si se tiene un buen CTR, o Clic Through Rate, el CPC probablemente disminuirá. El CTR es el porcentaje de las veces que un usuario pulsa en un anuncio en base al número de veces que se le ha mostrado. Para conseguir un buen CTR, es fundamental utilizar buenas llamadas a la acción, así como insertar palabras clave en los anuncios u ofrecer descuentos y promociones. Si a esto se le suma una técnica para distinguirse de la competencia, el CTR alto permitirá tener un CPC más bajo.

Apuesta por lo manual y reduce tu coste por clic

Dentro de Google Ads se pueden hallar diferentes métodos a la hora de crear una campaña. En la sección de “opciones de oferta”, en lugar de dejar aquello que Google ofrece como predefinido, se deben establecer personalmente las ofertas de clics. Esto permite tener un mayor control del gasto.

Eso sí, habrá que hacer frente a un coste por clic mínimo si se pretende aparecer en las búsquedas. Esto va a depender mucho de cuál sea el negocio. Pese a todo, con estas técnicas siempre será posible que el coste por clic acabe siendo mucho más asequible. Pon a prueba estos trucos y dejanos tu opinión en los comentarios.

Sin comentarios

Añadir un comentario