¿Qué son los stakeholders y como afectan a tu empresa?

Los stakeholders son una parte indispensable de las compañías, pues hacen referencia al público que causa interés y que hace posible que todo funcione a la perfección. Este término también engloba todo lo que tiene relación con la empresa, los clientes, los empleados, las redes sociales y las gestiones de crisis.

Los stakeholders surgieron en 1980, de la mano de Robert Edward Freeman. Para este filósofo, los grupos de interés son necesarios y se tienen que tener muy presentes en cualquier movimiento que se ejecute en la dirección de una empresa.

De igual modo, también resaltaba la importancia de reconocer tanto los logros como los fracasos, asumiendo que ambos factores no solo son importantes para la empresa sino para todo el entorno implicado.

Existe una teoría en la que se habla de los "grupos de interés". Esta está basada en un estudio en el que se contemplan todas las relaciones que sedan entre los miembros del grupo. Aparte, se busca a las personas que incitan a la participación de manera directa e indirecta y a quienes están fuera y dentro de la organización. Todo esto sin obviar, como es natural, la relevancia y la unión que guardan los dos extremos.

En realidad, esta teoría surge porque hay un notable interés entre quienes interactúan. En un principio, se daba mucha más relevancia a la parte directiva y a los accionistas. Mediante este ejercicio, no obstante, se observa que esa misma importancia también se aplica al resto de personal que trabaja en una determinada organización.

El impacto de los stakeholders en las empresas

La finalidad de todas las empresas es lograr que, tanto la parte referente a la propia compañía como la que tiene que ver con los clientes, compartan un objetivo común. Así, el negocio irá creciendo notablemente.

Esto también puede tener aspectos negativos, puesto que una mala administración en los stakeholders va a conseguir el efecto contrario. Como decíamos, el objetivo es conseguir objetivos comunes y no separar activos haciendo que surjan desacuerdos perjudiciales para el negocio en cuestión.

Hay que tener en cuenta que algunas de las partes interesadas pueden tener el acceso al control financiero o que este esté restringido, contar con el poder para entregar o quitar permisos y dar opiniones o tenerlas prohibidas. Con todo, lo ideal sería que se gestionaran de manera unánime: solo así se consigue un buen engranaje y se pueden llevar a cabo proyectos con una mayor posibilidad de éxito.

Una vez que se conoce la relevancia de estas conexiones entre todos los miembros de la empresa, se puede poner en práctica lo aprendido para ser completamente conscientes de lo fundamental que es para un buen desarrollo y una correcta gestión del trabajo.

Estamos seguros de que rápidamente vas a entender el modo de sacarle ventaja a este aspecto y darle la importancia que requiere para tu empresa.

Stakeholders

¿Qué es una gestión de crisis y cómo afrontarla en redes sociales?

Una gestión de crisis es una amenaza para las operaciones. La empresa podría tener daños en sus stakeholders y sufrir amenazas a nivel de seguridad pública, pérdida financiera y de reputación.

Toda gestión de crisis lleva consigo un plan de gestión de crisis. Este documento se puede utilizar en el supuesto de que exista una amenaza que afecte gravemente a nivel económico a la empresa.

Dentro de este plan, se deben incluir los miembros del equipo de gestión de crisis y sistemas de monitorización, así como especificar los procedimientos que habrá que seguir en el caso de emergencia y, por supuesto, la estrategia para las redes sociales.

Cómo afrontar una crisis en redes sociales

Lo ideal sería tener una estrategia enfocada en la prevención. Aún así, como no siempre se puede tener el control absoluto de la situación y se pueden escapar algunos detalles, se debe contar con la ayuda y la profesionalidad de un community manager. Gracias a su experiencia, se podrán diseñar estrategias dirigidas a la prevención y, en el caso de no poder prevenirlas, enfocadas en la actuación.

Lo más importante es tener un plan donde queden claramente especificadas las funciones y los roles de cada miembro del equipo. También es muy conveniente diseñar una guía para saber en todo momento los pasos en caso de verse inmerso en una gestión de crisis en redes sociales.

No deben olvidarse los datos personales de los responsables con mayor cargo en la empresa, donde se incluyan sus teléfonos de contacto y su dirección de correo electrónico. Así, estarán fácilmente localizables en el supuesto de necesitarlos urgentemente.

Junto a todo esto, hay que diseñar un comunicado que pueda ser atendido tanto a nivel interno como externo, para que las dos partes estén conectados en todo momento.

Consejos para afrontar una crisis en redes sociales:

  1. Localizar el problema y averiguar qué está sucediendo alrededor del mismo. Es muy importante ver dónde está el problema que está afectando a la red social. Este primer momento de observación da muchas pistas que ayudarán a trabajar y solucionar el error.
  2. Pensar detenidamente y no precipitarse con decisiones que pueden ser equívocas. Es mucho más aconsejable tardar un poco más de tiempo en resolver el problema y hacerlo bien que atajar apresuradamente y que no se aporte la solución correcta.
  3. Planear el comienzo de la actuación. Es fundamental hacer un plan para saber cómo solucionar el problema de la aparición de una crisis en las redes sociales. Una vez está trazado el plan, es más sencillo ponerse a trabajar en el inicio de la actuación.
  4. Hacer un seguimiento de la evolución de todo el proceso. Cabe destacar la importancia de ir siguiendo detenidamente cómo evoluciona el proceso de solución del problema. Gracias al seguimiento, se puede aprender de los errores para no cometerlos en el futuro con diferentes proyectos.

Ya has podido ver qué significa gestionar una crisis y cómo enfrentarse a ella. Puedes comprobarlo por ti mismo y poner en práctica todos los consejos citados.


¡Los stakeholders son cosa de todos y cada uno de los miembros de tu negocio!


Sin comentarios

Añadir un comentario