¿Cómo detectar los Fake Influencers?

Con las estrategias de posicionamiento SEO o en marketing digital es habitual encontrar la figura del influencer. Se puede definir como aquel profesional especializado en una determinada temática y reconocido como tal en las redes sociales.

El poder de los comentarios, consejos e impresiones del influencer genera corrientes de opinión. Así, las empresas influyen en las decisiones de consumo del público hacia el que va dirigido un producto o un servicio. Esta aptitud demostrada resulta de gran interés para incrementar el valor de marca.

Una empresa que quiere presentar algo nuevo al mercado no solo debe hacer una campaña publicitaria dirigida al público en general. Si se quiere rentabilidad en la inversión, es muy aconsejable lograr estos dos objetivos parciales:

  1. Tener localizados a los influencers de un nicho de mercado.
  2. Convencer a los que son capaces de influir de las ventajas y beneficios que aporta la oferta presentada.

La llegada de la novedad al conocimiento de este segmento especializado actúa como catapulta sobre la voluntad de la clientela general. En la ausencia de criterios propios bien definidos, este primer impulso señala la diferencia entre un éxito o un fracaso.

El factor tiempo en una campaña de marketing reafirma la importancia de estos profesionales. Las ganancias se multiplican cuando el éxito se alcanza rápidamente. Y cuando no hay suerte, las pérdidas se minimizan al obtener una respuesta rápida y clara del público al que va dirigida.

que son los fake influencers

¿Qué son los fake influencers?

Las personas con fama o notoriedad social han sido utilizadas por la publicidad desde siempre. Pero para el marketing digital, el influencer ha de tener un perfil mucho más específico. En primer lugar por el campo de actuación, que se encuentra en las redes sociales. Y en segundo lugar por cierta significación en un sector del mercado.

Es decir, el influencer cuenta con un criterio calificable como de experto y con una comunidad real de seguidores en redes sociales. El auge de esta actividad y la opacidad en las actuaciones que permite Internet genera numerosos fraudes y engaños.

El fake influencer, en este escenario, es quien adopta una posición relevante en un sector que le es ajeno. O también el que finge contar con una comunidad de seguidores en las redes sociales, con cuentas vinculadas artificialmente a su marca.

Cómo detectar a los fake influencers en 5 pasos

La rapidez de acción que exigen las actividades en posicionamiento SEO facilita el acceso al mercado de falsos conductores de opinión. Para descubrirlos no suele ser preciso un dominio completo de quién es quien en el sector. Basta, en la mayoría de los casos, con aplicar estas 5 sencillas medidas de diagnóstico:

  1. Revisión de la biografía del postulante como voz autorizada en el sector. Quien pretende dedicarse a estas actividades debe ser claro respecto a sus antecedentes académicos y profesionales. Cualquier ánimo de ocultamiento es mala señal y aparecer como experto en actividades diversas, sin conexión entre sí, también.
  2. Crítica de los objetivos, hitos y metas alcanzadas en la carrera profesional. Es una revisión de los resultados obtenidos.
  3. Trayectoria acorde con la formación, aptitudes y habilidades demostradas. Es la coherencia entre los datos profesionales para poder desempeñar satisfactoriamente un papel de moderador de tendencias.
  4. Análisis estadístico y valorativo de público que le sigue. Se trata de ponderar el valor y la calidad público seguidor.
  5. Repercusión y alcance de la actividad que desarrolla en la actualidad. En las redes sociales se glorifica el instante, unos meses es mucho tiempo y un año una eternidad.

el marketing de influencers

Pérdidas para el posicionamiento que atraen los fake influencers

La construcción de una marca es una tarea lenta y delicada. El apoyo para campañas de marketing por fake influencers pasa factura en recursos y tiempo. Pero, además, se pueden dar las siguientes averías propias de este tipo de falsos profesionales:

  • Los falsos conductores de opiniones suelen ser descubiertos por los propios clientes. El acto reflejo que sigue, en estos casos, un fake influencer es apoyarse en vínculo con la compañía que patrocina. Y en estas polémicas quién más pierde siempre es la propia marca que debería publicitar.
  • Incrementan el ruido ambiental frente al mensaje que la compañía quiere transmitir. A falta de criterios profesionales para realzar el servicio o producto, se sirven de tópicos y palabras vacías sin ninguna repercusión o incidencia positiva sobre las ventas. Más bien al contrario, involuntariamente las obstaculizan.
  • Son un objetivo demasiado fácil para los posibles influencers reales que trabajan con la competencia. Al poner de relieve una pésima campaña, hay una pérdida casi irremediable de credibilidad y compromiso del cliente.

En definitiva, los fake influencers aparecen como una consecuencia de la relevancia de las redes sociales para el posicionamiento SEO. En esto, como en otros tantos asuntos, es determinante saber distinguir el grano de la paja. Lograr el éxito es incompatible con la flexibilidad frente a los errores.

Nos gustaría conocer tus opiniones sobre estos temas, esperamos tus comentarios.

Sin comentarios

Añadir un comentario

Buscar
Suscribirse

¿No quieres perderte nada? ¡Suscríbete a Seigoo!

A los efectos previstos en el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), se le informa que los datos personales que nos facilita a través de este formulario se incorporarán a un fichero de la entidad DAYVO SISTEMAS S.L.U.. Puede ver información detallada en nuestro Aviso Legal y Política de Privacidad.

Síguenos