crear urls amigables

¿Cómo crear URLs amigables?

Cortas, simples y fáciles. Estos son los tres adjetivos principales que mejor describen cómo tienen que ser las urls para que sean amigables y beneficien el posicionamiento web. En las próximas líneas explicamos todo lo que hay que saber para crearlas correctamente.

¿Qué son las urls amigables?

Las direcciones web amigables, también conocidas como semánticas, son esas que, además de ser buenas para el SEO, son entendibles y fáciles de recordar por el usuario. En definitiva, están compuestas por palabras que definen el contenido de la página a la que hacen referencia. Pero no nos confundamos. No consiste en poner palabras porque sí o por rellenar. Detrás de su estructura hay un orden y una lógica que, a continuación, explicaremos con más detalle.

6 consejos a tener en cuenta para crear enlaces

Empezamos con una buena noticia: es muy fácil crear urls optimizadas para SEO. Lo primero a tener en cuenta es que una url no debe contener muchísimas palabras porque así evitaría ser recordada por el usuario o pasaría desapercibida por los motores de búsqueda de Google. Y, lo segundo, es que solo hay que seguir los siguientes consejos a la hora de crearlas:

  1. Tiene que ser descriptiva, es decir, que de un solo vistazo se pueda captar cuál es el contenido de la página.

  2. Hay que intentar que no sea muy larga: no debe contener más de 4/5 palabras. Tiene que ser lo más sencilla posible, cuanto menos compleja, mejor para los usuarios y para el posicionamiento web.

  3. Es importante agregar la keyword por la que queremos posicionarnos, pero hay que intentar no repetirla más de dos veces.

  4. Eliminar palabras o caracteres que no sean necesarios y que no aporten valor semántico como es el caso de las preposiciones, los artículos, las conjunciones, los números y los signos de puntuación.

  5. Escribirlas en minúscula: cuenta la leyenda que Google no es muy fan de las mayúsculas y, como es él quien manda, mejor no usarlas.

  6. El uso de guiones medios (-) para separar las palabras y no dejar espacios vacíos entre ellas. Además, se recomienda el uso de medios (-) frente a los guiones bajos (_), ya que estos últimos no son visibles cuando un enlace se publica como un link desnudo.

Beneficios de las direcciones web amigables

Tal como hemos explicado en las líneas anteriores, crearlas es muy sencillo y esta simplicidad aporta al sitio web, además, numerosas ventajas:

  1. Optimización SEO: aunque, como ya sabemos, para Google el contenido es el rey, las direcciones web también aportan su granito de arena en la mejora del posicionamiento web, ya que las arañas de los motores de búsqueda las leen y, por eso, es de vital importancia optimizarlas e incluir en ellas la palabra clave a posicionar para así mejorar la visibilidad de búsqueda.

  2. Mejoran el CTR: ayudan a mejorar el CTR, ya que aparecen en los SERPS debajo del título SEO y encima de la meta descripción, por lo que benefician la generación de más clics.

  3. Consiguen enlaces más naturales: otro beneficio es que pueden ser usadas como texto ancla en redes sociales, blogs, etc.

  4. Facilitan la lectura: si la dirección web es corta, memorable y fácil de entender, el usuario encontrará la información que busca a la primera aumentando así las posibilidades de que haga clic en el enlace.

  5. Usabilidad web sencilla: el navegante podrá llegar más fácilmente al contenido que desea sin dar muchas vueltas por el sitio web disminuyendo así la tasa de rebote.


Esperamos que todo lo que hemos contado sobre las urls amigables haya sido útil y que pronto pongáis todos estos consejos en práctica para mejorar vuestro posicionamiento web. ¡Cuéntanos tu experiencia en los comentarios!.


Sin comentarios

Añadir un comentario