Afecta RGPD a la web

¿Cómo afecta la RGPD a una web?

El RGPD llegó para proteger nuestros derechos como visitantes de una página web. Sin embargo, no siempre es sencillo conocer cuáles son sus consecuencias directas sobre una página. Las analizamos a continuación.

¿En qué consiste el RGPD?

Básicamente, es un reglamento que garantiza la protección de los derechos de las personas físicas que visitan una web en relación al tratamiento de sus datos personales, al almacenamiento de estos y a su libre circulación. De hecho, es obligatorio ofrecer una opción a cada persona para dar su consentimiento expreso para el almacenamiento y tratamiento de los datos que pudieran recabarse durante su recorrido por la web. Igualmente, es necesario explicar qué se va a hacer con la información recopilada.

Con la antigua LGPD, se entendía que la persona daba su consentimiento implícito, pero el RGPD exige que se pueda comprobar que es el usuario quien ha aceptado lo que hemos indicado antes de hacer clic en la casilla correspondiente.

¿Por qué es necesario adaptar un blog a esta normativa?

Porque, de no hacerlo, podemos sufrir una multa de incluso 20 millones de euros o del 4 % de lo facturado por cada infracción cometida. Parece lógico deducir que el coste económico es lo suficientemente elevado como para no tentar a la suerte.

¿Cómo se lleva a cabo la adaptación?

Es imprescindible subrayar que la UE revisará todos los detalles de cada web, por lo que habríamos de tener en cuenta los siguientes factores:

- Conocer si el servidor de la página web cumple, o no, con la normativa.

- Rellenar el formulario de la Agencia Española de Protección de Datos. Al final del proceso, se recibe un documento en el que se especifica todo lo que hay que añadir a cada correo electrónico o parte de la web en cuestión.

- Crear un aviso legal y determinar los detalles de la política de privacidad. En WordPress hay un plugin específico para ello. En otras plataformas, es necesario que redactemos el texto y creemos un apartado que pueda consultarse fácilmente.

- De tener una newsletter, es esencial controlar que la empresa que se encargue de su promoción, de ser este el caso, cumpla con la normativa (las compañías europeas o estadounidenses sí cumplen con este requisito).

RGPD en una web

Otros aspectos importantes

En la política de privacidad, tenemos que especificar si se guardan los datos de los clientes o si vamos a facilitárselos a terceros y con qué finalidad. También es necesario aclarar cuál es el hosting y la empresa que envía los correos electrónicos. Además, hay que proteger la información que se ofrece en las siguientes secciones:

- Los comentarios a las entradas (suelen aparecer la dirección de correo electrónico, la IP y el nombre del usuario).

- Los formularios de contacto o suscripción a la newsletter. La generación de leads es una estrategia tan imprescindible como compatible con el reglamento que venimos comentando.

- Los complementos de herramientas que analizan los resultados obtenidos.

- Los servicios de terceros a través de plugins.

- La publicidad y las cookies. La primera no debería exigir la desactivación de la extensión que impide su aparición para poder leer el blog. Las segundas tendrían que poder elegirse libremente; se ha de evitar la clásica pestaña que obliga a aceptarlas todas. A mayor número de opciones para la persona interesada, mejor imagen se transmite.

La adaptación al RGPD conlleva la aclaración detallada del uso de los datos de la persona interesada en nuestra web. La creación de un documento aclaratorio y ofrecer la opción voluntaria de aceptarlo o no serían suficientes para cumplir con la normativa legal vigente, y para evitar las sanciones económicas correspondientes.

¿Quién ha tenido algún tipo de problema con esta adaptación y quiere compartir su experiencia? ¡Déjanos un comentario!.

Sin comentarios

Añadir un comentario