cinco a del marketing

Las cinco A del marketing digital

A lo largo de las últimas décadas, el marketing digital se ha convertido en algo de obligada aplicación en todos los sectores empresariales, ya que sin lugar a duda han sido los tiempos del florecimiento y auge del comercio electrónico y de los negocios por Internet.

Los inesperados cambios en el Customer Journey Map

Por suerte o por desgracia, en estos últimos dos años nos hemos visto obligados a tomar decisiones, más o menos drásticas, en la mayor parte de los aspectos de nuestro día a día. Para los que jugamos en el campo digital de la mercadotecnia, esto se nos ha servido por partida doble, ya que además hemos tenido que readaptarnos a la nueva realidad del marketing digital.

Panorama y punto de mira, objetos de debate

A poco que hayamos estado ojo avizor, nos habremos percatado de que, en el circuito virtual, nuestro adorado buyer persona ya no es una mera figura contemplativa que sigue su viaje en pos de la de carnaza. Está más involucrado en la correcta elección de los productos que consume y cuenta con un arma infalible: tiene tras de sí a una gran comunidad de personas con sus mismas necesidades y con las que contrastar datos de forma fiable y segura.

El panorama ya no depende únicamente de lo que nos cuenta la marca sobre sí misma. Ahora, esa información tiene una nueva forma de ser obtenida y tratada: la colectividad.

Para no perder lo que ya teníamos ganado, hay que conocer cómo se produce y se propaga ese nuevo Customer Journey Map y, para conseguirlo, no hay otra que añadir un nuevo ladrillo al muro que aporte aún más valor a lo ya conocido.

5 A marketing

Las 5 A de Kotler nos llaman insistentemente

  1. Aportar. Consiste en provocar una interacción inicial con el cliente, ya sea vía redes sociales, mails, podcasts u otros medios, lanzando de forma efectiva, contundente y precisa la información más útil y valiosa que necesita nuestro objetivo. De esta primera toma de contacto puede depender el que le atrapemos o no. Por eso, tenemos que preparar nuestro guion de forma estructurada y real.
  2. Ayudar. En este punto, debemos dejar de lado el intentar vender a toda costa (ya tendremos tiempo de ello) y centrarnos en solucionar y reconducir todas aquellas dudas, temores o malos entendidos que hayan surgido a raíz de la comunicación ya establecida. Es hacer de perros guía y ofrecer una experiencia gratificante, entretenida y segura.
  3. Anticipar. Para poder lograr esto, es imprescindible que estemos completamente al día en todo lo relacionado con las novedades y cambios en el ámbito empresarial que abarcamos. Las fluctuaciones en las tendencias y en los mercados son habituales y muy rápidas, y tenemos la obligación de demostrar a nuestro cliente que estamos preparados para ayudarle cuando se le presenten. Hay que esgrimir pruebas, por ello es importante el no dejar de lado nunca nuestra propia preparación.
  4. Adaptar. Ahora que ya conocemos a nuestro cliente, es el momento de hacer el camaleón y mimetizarnos con él. Podemos crear un mundo virtual paralelo al suyo, en el cual compartamos sus deseos y gustos. Y muy importante, empaticemos con sus problemas o necesidades, para terminar de ganarnos su confianza y su "amistad". ¡Sé como tu buyer persona!
  5. Automatizar. Ya solamente nos queda programar milimétricamente todas nuestras futuras acciones de marketing digital, sean newsletter, promociones o campañas, teniendo en cuenta el corto, el medio y el largo plazo, para que la experiencia del cliente continúe siendo la que espera y que jamás quede desatendido.


Una vez conocida esta estrategia de marketing digital llega el momento de ponerla en práctica ¿Te atreves a hacerlo? Anímate y coméntanos tu experiencia. ¡Así ganamos todos!


Sin comentarios

Añadir un comentario