4 estrategias ecommerce

4 claves para ofrecer una buena experiencia en ecommerce

La crisis sanitaria generada por la covid-19 y el confinamiento al que nos hemos visto sometidos han derivado en un auge excepcional del ecommerce. Las compras digitales, a distancia, se han convertido en una constante y, lógicamente, en un factor estratégico para el éxito.

Las posibilidades son inmensas y, desde luego, la claves dependen de una de las máximas del marketing de siempre: la satisfacción del público. Solo cuando somos capaces de garantizar una experiencia de usuario óptima, nos podremos convertir en una tienda online de referencia.

En este sentido, existen cuatro factores indispensables para conseguirlo. ¿Los vemos con detalle?

Aspectos imprescindibles para el ecommerce actual

Evidentemente, la calidad y la variedad de nuestro catálogo de productos, el precio, el SEO y la imagen de marca son cuestiones mercadológicas capitales en el comercio electrónico actual. Sin embargo, existen cuatro elementos que son imprescindibles, previos y comunes a cualquier tipo de tienda digital.

Enfoque responsive

Cada vez más, el teléfono móvil se está convirtiendo en la principal herramienta que utilizan los consumidores para acceder a la web. Más de la mitad del tráfico global se realiza así. Evidentemente, debemos garantizar una experiencia excelente a todos y cada uno de estos accesos.

Tanto es así que, hasta ahora, se consideraba esencial contar con un diseño responsive: aquel que se optimiza para cualquier tipo de dispositivo. Sin embargo, ahora prima incluso el acabado idóneo para smartphones y, a partir de él, se ajusta este al resto de los equipos.

Google lo tiene en cuenta y lo valora en su posicionamiento orgánico. Si perdemos usuarios que llegan desde el móvil, dejaremos escapar oportunidades de negocio irreemplazables.

4 claves ecommerce

Excelente rendimiento

Internet es el mundo de la inmediatez y, como consecuencia de ello, la paciencia de sus usuarios está entre cero y nada. Estudios realizados reflejan que, si la página no se ha cargado en menos de 2 segundos, la mayoría de los usuarios se cansan y cambian de URL.

También el posicionamiento orgánico en Google se ve afectado por este tipo de carencia. Además, esta compañía asigna un descenso de hasta el 20 % en la conversión de la página por cada segundo de retraso al cargar la web.

No hay margen al respecto, el sitio web debe ofrecer un rendimiento óptimo, ágil y sin ningún tipo de esperas.

Diseño diferencial optimizado

En una tienda online, la presentación de la web es, a la vez, el escaparate, el lineal y el vendedor de los productos. Por eso resulta fundamental contar con un diseño impecable, capaz de interesar y seducir en muy pocos segundos.

Hemos de considerar que su influencia es, ante todo, emocional. En un vistazo rápido ha de generar confianza y sensación de calidad. En caso de duda, el usuario se marchará a otro comercio. Como dato referencial, el 94 % de la primera impresión depende del diseño.

Por lo tanto, debemos cuidar las imágenes, las cuales son importantísimas, pero también la distribución de los espacios, los blancos, las tipografías y la identificación corporativa.

Adecuación al target

El público lo es todo: el inicio y el final de cada acción comercial. Así que hemos de conocerlo a la perfección y adecuar nuestras decisiones a sus necesidades, expectativas y preferencias.

Aspectos como el tamaño de los textos, los cromatismos, el layout, las llamadas a la acción y la proyección de la marca quedan condicionados por los factores geográficos, sociales y psicológicos del público. Si no los conocemos, y los atendemos, tendremos pocas papeletas para el éxito.

En definitiva, montar un ecommerce hoy en día en una decisión estratégica que puede resultar muy positiva. Siempre y cuando, claro está, sentemos unas bases firmes y adecuadas.


¿Tienes alguna recomendación más? Déjanos un comentario.


Sin comentarios

Añadir un comentario