¿Qué son y para que sirven las campañas drip?

Las campañas drip forman parte de una tendencia dentro del marketing digital destinada a conseguir un sensible aumento en el número de conversiones y, por lógica extensión, del número de clientes de un negocio. A continuación, hablamos sobre los detalles de esta nueva y práctica, forma de generar más beneficios.

¿Qué son las campañas drip?

El término drip significa goteo y de esta sutil manera es cómo se consigue el objetivo de conseguir aumentar el número de conversiones. El funcionamiento es muy sencillo. A un cliente se le envía un correo electrónico y dependiendo de su interacción con el mismo, así se deberá responder a él.

¿Cómo funcionan?

En ese correo electrónico se incluye un enlace al blog de su compañía, las opciones son las siguientes:

  • El cliente abre el correo y hace click en el enlace. A continuación, se le envía un segundo mensaje. Si vuelve a abrirlo se termina la campaña con una oferta para que pruebe un producto o un servicio de forma gratuita. Si no abre este segundo mensaje, se recomienda enviar un vídeo en el que se explique qué ofrece y qué ventajas puede tener al adquirirlo.

  • El cliente no abre el primer correo. Se le enviaría el vídeo explicativo, si no lo abre termina la campaña. Si lo abre se le envía un libro electrónico o una explicación detallada sobre el servicio.

campañas drip

Efectividad

Una campaña de estas características no se puede iniciar sin conocer a la clientela. Es fundamental llevar a cabo una segmentación lógica de los clientes. Es decir, las campañas drip son la personalización de una oferta llevada al extremo.

Cada persona debe recibir el enlace a una entrada del blog que esté directamente conectada a sus intereses. El motivo es lógico, se intenta que esa persona termine adquiriendo un producto, por lo que a más especialización, mayor probabilidad de éxito.

Beneficios para la empresa

El análisis detallado de una de estas campañas permitirá tener una cumplida información de cómo ve el negocio cada cliente y, lo más importante, cuándo vende más y por qué. Igualmente, aumentará la efectividad del equipo de ventas ya que contará con una estadística segmentada muy útil para seguir evolucionando. Finalmente, es fundamental el logro de cierta automatización del proceso de venta. Una sola campaña permitirá corregir la manera en la que se ofrecen los servicios y cómo se interpreta la oferta por parte del destinatario final de la misma. Es decir, se consigue estar a ambos lados de la pantalla del ordenador y lograr convertir una campaña de publicidad en una herramienta de trabajo.

Como se puede comprobar, esta estrategia es fundamental al convertirse no solo en una forma de incrementar, en un alto porcentaje, el nivel de conversiones sino también en hacer un estudio de la clientela que se convertirá en una información imprescindible para seguir creciendo, pero siempre sabiendo qué servicios o productos son los mejor valorados y cuáles deben reforzarse una ver terminada la campaña.

Nos gustaría conocer tu opinión al respecto de estas campañas y también si tienes pensado ponerlas en práctica para aumentar los beneficios de tu negocio. 

Añadir un comentario