Qué es el marketing omnicanal

El mundo del marketing evoluciona a gran velocidad, especialmente en el contexto de Internet. Mantener un enfoque directo y diverso se ha vuelto fundamental si el objetivo es convertir clientes, satisfacer necesidades y, sobre todo, generar compras.

Frente a un usuario que en el pasado apostaba por la compra directa, hoy, quien visita una web, tiende a informarse en profundidad y formarse una opinión antes de comprar. En ese contexto, es preciso estar a la altura del desafío y configurar una estrategia de comunicación moderna, diversa y eficaz. La estrategia omnicanal cumple estas premisas con creces. ¿Cómo lo consigue?

que es el marketing omnicanal y como se aplica

¿Qué es el marketing omnicanal?

Cuando se habla de ello se hace referencia a una estrategia de comunicación y venta que trabaja a través de varias plataformas. Es decir, en lugar de limitarse al contexto de una página web, apuesta por la presencia del mensaje en todos aquellos lugares en los que haya un posible lead.

Dar con el cliente en el momento adecuado es esencial. Sin embargo, esta estrategia de venta tiene otras importantes ventajas, que han hecho de él una de las principales formas de conversión de la actualidad. ¿Cuáles son sus beneficios?:

- Los clientes llegarán a través de varios canales: como se señalaba anteriormente, es cada vez más frecuente que los usuarios busquen información antes de realizar una compra. Lo hacen en plataformas diversas, a través de dispositivos digitales diferentes.

Siendo lo más normal el uso de teléfonos inteligentes, preguntar en redes sociales o buscar reseñas, el paso posterior es comparar precios para, finalmente, comprar.

Ante un ciclo de compra complejo, la decisión más razonable pasa por cuidar al consumidor potencial en todas las etapas previas a ese momento en el que se logra la conversión. Por tanto, apostando por una estrategia omnicanal se consigue trabajar en diferentes frentes. A largo plazo, esto supone más beneficios.

- El nivel de personalización es mayor, favoreciendo la fidelización: además de buscar información en diferentes fuentes y plataformas, el cliente desea conocer más y mejor a la marca. Parece razonable, por tanto, ofrecerle tantas vías para conseguir esto como sea posible. ¿Por qué?

Gracias a esa cercanía, el cliente se siente más inclinado a fidelizarse con un proyecto concreto, al sentir más seguridad al adquirir un producto de las marcas que le resultan familiares. Por lo tanto, una estrategia omnicanal impulsará al máximo el potencial que genera ese trato cercano y accesible.

Para conseguirlo, usualmente se apuesta por técnicas de automatización, ya que reducen el malgasto de tiempo de los recursos humanos y generan leads sin esfuerzo ni inversión excesivos por parte de la compañía.

- La experiencia de usuario es inmejorable: ofrecer al consumidor la posibilidad de comprar en aquellas plataformas en las que se siente más cómodo es una magnífica forma de cerrar una relación comercial.

Si el usuario está acostumbrado a buscar información en redes sociales, ¿por qué no implementar un botón de compra en ellas? Si suele adquirir sus productos a través de la página web, ¿qué tal ofrecer pasarelas de pago personalizadas en el propio sitio?

Los clientes valoran enormemente este factor, que es determinante en el momento de la verdad. Si las pasarelas de pago son complejas, les resultan ajenas o no hay una llamada a la acción adecuada en el lugar exacto, es posible que esa venta se pierda.

que es el marketing responsive y como aplicarlo

¿Es realmente beneficioso el marketing omnicanal?

Está claro que sus posibilidades son enormes, sobre todo si se tiene en cuenta que muchos negocios todavía han de implementar sus estrategias para aprovecharse al máximo de este recurso. Aunque la mayoría de las marcas tienen una clara estrategia de ventas, no suelen considerar otras opciones para llegar al cliente, lo que supone un grave error.

Las estrategias que llegan al cliente potencial a través de diferentes plataformas generan más ventas, sí, pero también una mayor fidelización con la marca. Esto se traduce en que, a medio plazo, toda la presencia de un proyecto en Internet se verá reforzada, beneficiándose a varios niveles: interacción en las redes sociales, mejoras en la tasa de apertura de los correos comerciales, más visitas orgánicas recibidas en el sitio web y un largo etcétera.

Además, los principales motores de búsqueda premian enormemente aquellos espacios en los que detectan una mejor experiencia de usuario. Si los tiempos de permanencia y las páginas leídas en la web de la marca mejoran, también lo hará la cantidad de visitas, conduciendo a mayores ventas.

En conclusión, el marketing omnicanal es una de las mejores alternativas para mejorar los resultados de cualquier proyecto, ampliando su alcance gracias a la presencia en diferentes plataformas y canales. Es, sin lugar a dudas, una forma de alcanzar al cliente en más lugares, cuyo uso crecerá a lo largo de los próximos años.

¿Has trabajado con él? ¡Déjanos un comentario y cuéntanos tu experiencia!

Añadir un comentario