¿Qué es el storytelling y cómo aplicarlo al marketing digital?

Cada vez más personas tienen interés en la técnica de marketing conocida como storytelling. Se trata de una poderosa herramienta de persuasión, que sirve para conectar con el lector de una forma ideal y, sobre todo, especial.

Es frecuente encontrar definiciones confusas no solo sobre lo que es sino, sobre todo, sobre cómo puede ser aplicado. Las ventajas de utilizarlo son enormes y su potencial está más que contrastado, por lo que, a continuación, se profundiza un poco más en lo que esta estrategia de comunicación tiene que aportar a cualquier proyecto.

El porqué de su importancia y por qué debería aplicarse

Cuando se habla de storytelling se hace referencia, simple y llanamente, a contar historias. Se trata de apostar por una forma de comunicar que ha pasado de generación en generación y que, por lo tanto, establece un vínculo que es difícil igualar. Otras estrategias de marketing pueden emular las sensaciones de una buena historia, pero los expertos recomiendan este tipo de comunicación cuando se trata de contenido.

La respuesta a por qué debería aplicarse es sencilla: conectar emocionalmente con el lector supone una forma poderosa de enviar mensajes al destinatario. Así, mientras un blog podría redactar contenidos de un modo más común, emplear técnicas que involucren historias supone ir un paso más allá. En un entorno tan competitivo como Internet, donde existen cientos de sitios dedicados a cada temática, es importante aprovechar esa ventaja.

storytelling

Las ventajas de esta herramienta

Contar historias alrededor de un negocio, como se ha visto, es una forma de comunicación poderosa. Esto se traduce en un impacto real que puede medirse y que tiene como principales ventajas:

  • Incrementa la confianza: las historias suponen contar la realidad de un modo diferente al resto. Se establece un vínculo especial y, por tanto, se genera cercanía con el lector.
  • Hace más fácil recordar el contenido: recordar historias es más sencillo que otro tipo de mensajes.
  • La transmisión del mensaje es más sencilla: contar una buena historia es muy fácil, porque todo el mundo entiende una narración de calidad.
  • Aporta contexto: las historias tienen un entorno en las que tienen lugar. Esto aporta datos con perspectiva, que hacen el mensaje interesante.
  • Conecta algo primario: las historias son una tradición secular y, por tanto, suponen algo muy cercano a los personas. Ningún otro contenido podrá apelar a un mensaje tan profundo.
  • Generan conexión: el vínculo que se establece con el lector, sobre todo a lo largo del tiempo, supone una oportunidad importante de fidelizar.
  • Llega al lado emocional: todo el mundo tiene sentimientos. Por ese motivo, los mensajes con sentimiento muestran el corazón de la marca, invitando al lector a acercarse a ella.

¿Cómo utilizar esto en marketing?

Llenar los mensajes de profundidad es la clave para triunfar con esta herramienta. Hablar del pasado de una marca o proyecto, haciendo ver la progresión del mismo, de manera que se humanice todo el recorrido de la marca hasta la actualidad.

  • ¿Qué hace diferente a la marca? Contar historias sobre su pasado, sus particularidades y detalles singulares. Mostrar qué la hace destacar y cómo ha llegado a esa posición.
  • ¿Qué inspira a la marca? No solo es importante narrar el pasado, sino también el futuro. Hablar de esas aspiraciones conmoverá al lector.

storytelling marketing de contenidos

La clave para hacer un buen storytelling

Por encima de todo, esta labor requiere considerar la siguiente noción: cada empresa debería elaborar su mensaje de manera distinta e intransferible. No existen fórmulas mágicas universales.

Si se busca que la técnica de marketing de contar historias funcione, es importante que estas sean reales. No se trata de inventar algo que dé gusto escuchar, ni un cuento que nadie se cree. Es fundamental que las historias no solo resulten verosímiles sino que, de hecho, parezcan serlo.

Además de esto, una buena forma de incrementar el impacto es apelar a aquellos aspectos con los que un público concreto está sensibilizado. Un ejemplo de ello sería escribir historias de superación personal en un blog de una tienda deportiva, o apelar a imágenes hermosas en un sitio dedicado a la fotografía.

Por encima de todo, la técnica debe aplicarse con criterio. No sirve de nada convertir todo en historias. Lo importante es, en realidad, trabajar para que las que se planteen contengan un mensaje que impacte al lector de verdad.

Si la historia de la marca es especial, el lector lo apreciará. Y, sobre todo, se convertirá en cliente por sí mismo, al establecer un lazo emocional con un proyecto que considera auténtico, pues la historia honesta que lo humaniza.

Todos aquellos usuarios que hayan tenido alguna experiencia con el storytelling, pueden participar con un comentario y contarnos qué tal. Estamos deseando leer las historias y, de paso, ¡se abre ahí una pequeña ventana para practicar lo que se ha repasado en este post!

Añadir un comentario