Qué es el Internet of things y cómo nos afectara

El Internet of things, también llamado Internet de las cosas, sigue siendo un término abstracto. A pesar de esto, su nombre deja claro lo que significa. Tiene un papel imprescindible en el intercambio de datos y la conexión entre máquinas u objetos de cualquier tipo, convirtiendo a los mismos en dispositivos inteligentes.

¿En qué consiste?

En la actualidad se han conseguido notables avances, nada más hay que pensar en las casas inteligentes, que hasta hace poco parecían ciencia ficción y hoy en día son una realidad. En ellas, la mayoría de objetos ya tienen conectividad entre ellos y se pueden manejar incluso desde un teléfono móvil.

Cuando las máquinas no solo están interconectadas entre ellas, sino también a un dispositivo móvil como un teléfono, pueden manejarse desde cualquier lugar siempre y cuando los objetos y el dispositivo móvil estén conectados mediante la red.

El futuro

¿Es positivo?

Cada vez hay más intercambio de datos en el mundo. A todas horas hay envíos de mensajes con audios, vídeos o fotos. En muy poco tiempo, esto se ha transformado en vídeos en directo subidos a redes sociales, videollamadas que cada vez tienen más protagonismo u objetos que eran simples, como una pulsera o un reloj, se han convertido en dispositivos inteligentes. Hoy en día un reloj no se usa solo para marcar la hora, también permite la conexión a Internet, enviar mensajes o realizar llamadas.

Ya todos asimilamos que en un futuro muy cercano los hogares contarán, por ejemplo, con frigoríficos inteligentes. Estos podrán ver las cosas que quedan en su interior e incluso hacer la lista de la compra en supermercados y pedir lo que se gasta. Estas cosas sí afectan a las personas positivamente, puesto que el que lo desee no tendrá que estar pendiente de lo que se gasta en su casa para hacer la compra. Esto es solo un ejemplo, muchos otros electrodomésticos y objetos harán sus funciones automáticamente, todo para hacer una vida más sencilla a las personas.

Resumiendo, esta tecnología sí influirá en la sociedad, aportando soluciones y facilidades en el día a día.

Otro término que se escucha como algo lejano y no lo es tanto son las smartcities. Dentro de pocos años serán el presente y en cuestión de poco tiempo resultará una necesidad para todos. De hecho, ya se está empezando a aplicar tecnología a la gestión de ciudades en algunos sitios. Un caso simple son las aplicaciones que nos indican los taxis libres y nos permiten llamarlos con solo un botón, esto es el comienzo de las smartcities.

¿Es negativo?

Como toda tecnología también tiene sus contras.

Los vehículos inteligentes son parte de esta nueva tecnología que es el Internet de las cosas, y para muchas personas estos suponen un riesgo en la carretera.

También con la evolución de la tecnología, ya se está sufriendo un cambio en las interacciones humanas. Cada vez hay menos comunicación de persona a persona y, con todos los avances tecnológicos de los que estamos hablando, hay muchos que ven un riesgo en que la comunicación cara a cara siga decreciendo.

Está claro que el Internet of things puede ayudar y mucho. Como todo invento, y no solo tecnológico, está en la mano de las personas usarlo para facilitar la vida, o usarlo de manera contraproducente. Es cuestión del ser humano que las interacciones humanas no decrezcan más. La decisión de que un invento sea bueno o malo, al final, siempre la tienen las personas.

Y si la decisión estuviera en tu mano, ¿seguirías apostando por el desarrollo del Internet de las cosas? ¿Qué otros puntos, positivos o negativos, ves en el Internet of things?

Añadir un comentario