¿Quieres saber por qué se usan cada vez más los juegos para llegar al consumidor?

La gamificacion surgió en el ámbito educativo como una técnica de aprendizaje enfocada a mejorar habilidades, recompensar acciones y, en general, absorber mejor conocimientos. Su objetivo es fidelizar al alumno, motivarlo y recompensarlo.

Fidelizar, motivar y recompensar. ¿Acaso no están estos tres objetivos muy vinculados al marketing?

Efectivamente: la inclusión de estrategias basadas en la gamificación en el marketing, puede ayudar al posicionamiento de un producto o marca. Los tres objetivos comentados favorecen el establecimiento de un vínculo emocional con nuestro target.

¿Cómo se está usando la gamificación en marketing?

Aunque pueda parecer algo muy novedoso, esta técnica ya lleva mucho tiempo entre nosotros. Un ejemplo fácil lo proporcionan las marcas de artículos deportivos y pulseras de actividad, que crean comunidades en las que los usuarios publican sus logros. Pueden conseguirse insignias, niveles, retos e incluso trofeos. Esto supone un paso más allá de una mera interacción “plana” en las redes sociales.

La gamificación, que nació siendo una técnica educativa, está también enfocada, por tanto, a obtener unos resultados que son plenamente compatibles con una campaña de marketing. Además aporta algunas ventajas y beneficios singulares que vale la pena tener en mente, para beneficiarse de ellos si una campaña lo permite.

Gamificacion como herramienta en marketing

Ventajas y beneficios

Existen muchos buenos motivos para emplear estas técnicas en una campaña. A continuación, tres de ellos que pueden considerarse primarios.

Visibilidad

Se habla de millenials, generación X, Y, etc. Cada evolución generacional significa un cambio en la forma de consumir y entender las interacciones. La gamificación, no solo es aceptada por millenials y generaciones previas, sino que es lo que esperan las generaciones venideras. Adaptarse o desaparecer. No en vano, la industria de los videojuegos, es una de las de mayor crecimiento en los últimos años. Es algo generacional y evolutivo. Cada día más presente en el día a día de las personas. Por tanto, el marketing no puede permanecer ajeno a esta evolución.

Presencia continua

Dentro del marketing digital, el posicionamiento seo, la gestión de contenidos y las intervenciones en redes sociales, requieren una publicación constante para mantener alto el ROI de una campaña. Por el contrario, el uso de la gamificación puede generar un engagement constante con el público objetivo de manera que sea este, a través del juego, el que genere los contenidos directamente.

Presencia en internet con posicionamiento seo y gamificacion

Conocimiento del usuario

Porque no hablamos de una herramienta unidireccional. Una estrategia bien definida y optimizada adecuadamente puede ayudar a recolectar información de muy alto valor del público objetivo. Las pulseras de actividad antes mencionadas, por ejemplo, pueden indicar cuáles son las horas del día preferidas por sus usuarios para hacer deportes, qué zonas les gusta visitar, etc. Informaciones que permiten delimitar y conocer con mucha precisión un target.

¿Cómo enfocar la gamificación?

Prudencia y resolución

No se trata de desarrollar un juego como PokemonGo para promocionar una marca de calcetines, obligando a los usuarios a fotografiar a extraños que los lleven, en zonas públicas. Debe de empezarse con simplicidad para poder medir la aceptación del público objetivo de este nuevo formato. La solución más fácil y efectiva son los sorteos o recompensas en redes sociales. Cuatro menciones, dos seguidores y un like para optar a un menú gratuito en un restaurante de moda. Un ejemplo sencillo, de probada efectividad y que permite medir la reacción del target de una campaña.

Estructura y coherencia

Una vez superada la primera fase del “juego sencillo” se puede ir a mayores. Pero debe cuidarse y mucho que la evolución sea progresiva y asumible por el usuario. Una vez más, los juegos online y videojuegos son un ejemplo a estudiar. Un ejemplo puede ser el típico juego de cuidar una granja. En él, el usuario, a raíz de completar distintos retos y obtener diferentes niveles, es capaz de manejar cientos de elementos en el juego. Sin esa evolución a través de retos, dicho usuario sería incapaz de asumir la complejidad del juego desde el primer día.

Establecer objetivos

Ninguna campaña de marketing puede ignorar el objetivo que persigue. Si se trata de conseguir clientes en el restaurante, el ejemplo aportado del concurso lo explica muy bien. Si se desea contar con una comunidad que “haga ruido” y proporcione visibilidad, el ejemplo de las pulseras de actividad encaja. Cada juego debe de relacionarse con un objetivo claro en una campaña de marketing. El premio que recibe el “jugador” debe de servir al propósito de la campaña

Recoger datos

La gamificación descubre muchos hábitos y gustos de los usuarios. Es prácticamente obligatorio estudiar los datos que generan los mismos a través de sus interacciones. La manera de jugar, cómo un usuario celebra sus logros o los comparte, cuándo es más propenso a jugar, dónde, etc. Todo esto puede ayudar a dar con un perfilado muy efectivo del target. Permite conocer al público objetivo y adaptar la oferta.

Preparados, listos,…

Y ahora, dinos: ¿es la gamificación algo válido para cualquier tipo de producto o servicio?

Sin comentarios

Añadir un comentario

Buscar
Suscribirse

¿No quieres perderte nada? ¡Suscríbete a Seigoo!

A los efectos previstos en el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), se le informa que los datos personales que nos facilita a través de este formulario se incorporarán a un fichero de la entidad DAYVO SISTEMAS S.L.U.. Puede ver información detallada en nuestro Aviso Legal y Política de Privacidad.

Síguenos