Flywheel, ¿sustituye al funnel tradicional?

El concepto flywheel trata de potenciar la experiencia de los clientes y la imagen de marca. Es una forma de mejorar las diferentes áreas de la empresa para que gane visibilidad y notoriedad.

Hoy en día, hay nuevas formas de plantearnos el marketing y las ventas. Esto es debido a que la tecnología nos ha permitido innovar y mejorar los distintos canales de comunicación de la empresa con sus clientes.

Nos encontramos en un momento en el que resulta muy importante fidelizar a los clientes y conseguir que vuelvan a comprar. Para conseguirlo, es necesario que hayan tenido una buena experiencia de compra y que se les haya ofrecido un buen servicio posventa.

La importancia de cuidar la experiencia de los usuarios

A lo largo de la historia hay canales que han ido quedando obsoletos en detrimento de otros que se adaptaban más a los tiempos recientes. Sin embargo, se pueden compaginar los diferentes funnels y conseguir sacarle el máximo partido a cada uno de ellos.

Cada vez más empresas se dedican a escuchar a sus clientes y a mejorar según sus comentarios. Además, es importante conocer las interacciones de los usuarios para poder tomar las mejores decisiones para el futuro de la compañía.

Hay que prestar especial atención al funnel, es decir, al recorrido que sigue cada cliente antes de efectuar la compra de un producto o de un servicio. De este modo, se pueden detectar anomalías y mejorar los aspectos que más flaquean.

A pesar de que hacer seguimiento del funnel tradicional es importante, también es conveniente cuidar la actual cartera de clientes para que puedan recomendar los productos o servicios a sus familiares y amigos. De este modo, se convierten en auténticos y eficaces prescriptores de la marca.

Las recomendaciones influyen también en el proceso de compra. Por lo tanto, debemos seguir controlando los embudos, pero también cuidando los clientes para generar más ventas.

El secreto está en combinar diferentes estrategias de marketing para conseguir los mejores resultados. Y, sobre todo, en tener en cuenta el flywheel para atraer a los clientes, deleitarlos e interactuar con ellos. Esta es, sin duda, la mejor forma de crear conexiones reales y a largo plazo con el público objetivo de la marca.

Flyheel, funnel

El flywheel no sustituye los funnels tradicionales

Su aparición no ha representado ni representará la muerte de otros canales, ya que estos son complementarios y pueden usarse a la vez para el bien de la marca.

Se trata de una transformación y de aprovechar todas las oportunidades para que los elementos estén conectados entre sí y beneficien a la empresa.

Gran parte del éxito está en apostar por acciones que atraigan a los clientes, una de ellas es el marketing de contenidos. Es una manera eficiente de conseguir más leads y de aportar valor a los usuarios.

Hay que medir las conversiones y ver realmente cuáles han sido las estrategias más efectivas y las que más impacto han generado.

El modelo que nos ocupa permite identificar los problemas, reaccionar, automatizar tareas y reestructurar equipos para conseguir un rumbo óptimo para la empresa. Asimismo, hace posible personalizar los productos de acuerdo a las necesidades de cada uno.

En definitiva, el foco de las empresas es captar nuevos clientes y retenerlos a través de propuestas de valor. Asimismo, el flywheel resulta clave para conseguir los objetivos empresariales y para sobrevivir en un mundo tan global y tan competitivo. Sin embargo, no hay que dejar de lado el funnel tradicional y el gran abanico de posibilidades que ofrece. 


¿Te animas con el flywheel?


Sin comentarios

Añadir un comentario