El logo de tu empresa ahora se considera estrategia

El logotipo es una de las herramientas fundamentales del marketing, es la imagen que quiere representar la empresa. Por ese motivo es tan importante y su rediseño se considera ahora una cuestión estratégica.

Sin embargo, muchas pymes nacionales continúan exhibiendo un logotipo que da una imagen negativa y afecta a su credibilidad.

Las empresas españolas continúan teniendo un déficit de inversión en su partida de marketing. Esto puede ser debido a que el tejido empresarial español se compone de pymes en un 99 %, y que las empresas priorizan la inversión en otras partidas que consideran más importantes.

El diseño de logos

Es el primer elemento que ven los consumidores cuando cogen un producto de la marca en cuestión y es el que más fácilmente recordarán. Su elección, por tanto, es fundamental, ya que debe ajustarse a los valores que quiere trasmitir la marca. Además, debe ser fácilmente identificable y poder relacionarse al primer vistazo con la empresa.

Para lograr un buen diseño de logos es necesario un estudio previo del mercado donde actúa la empresa, de la competencia, y de colores y tipos de letras. Entre los objetivos se encuentra detectar los criterios que se adaptan mejor a la imagen que se pretende proyectar y, que a la vez, se ajustan a la marca.

Claves para elegir el logotipo

Si se pretende rediseñar el logotipo para un cambio en la imagen de la empresa o lanzar uno para una empresa recién creada, se deben tener en cuenta algunos aspectos:

claves contruccion logotipo

Autenticidad

El logotipo es la imagen de la empresa y la clave para diferenciarse de la competencia. Si se opta por una imagen muy similar a la competencia se logrará el efecto contrario, reforzando incluso la imagen de los competidores.

Es importante asegurarse que no se plagia la imagen de otras entidades, para evitar problemas legales, o realizar campañas de marketing que no logren promocionar la marca debido a la similitud con otras del mercado.

Color

El color debe ir en consonancia con el mensaje que se quiere trasmitir. Así, unos colores brillantes o chillones van en consonancia con un estilo atrevido o agresivo, unos colores tenues o claros trasmiten una imagen de sobriedad. Los colores trasmiten una serie de características, sensaciones y valores. Estas son algunas de las principales:

Blanco: simplicidad, pureza.

Negro: credibilidad, potencia.

Rojo: energía, atrevimiento.

Verde: crecimiento, orgánico.

Azul: profesionalidad, confianza.

Amarillo: optimista, soleado.

Cada tonalidad trasmite una personalidad y se deben combinar para lograr la que la empresa desea trasmitir.

Nombre

Un logotipo suele componerse de un nombre y de un símbolo. Utilizar solo el nombre para la imagen de la empresa es posible, aunque normalmente en casos de marcas que tienen un nombre único.

Si el nombre de la empresa contiene términos genéricos deberá usar un símbolo para poder diferenciarse. El tipo de letra a usar es aconsejable que sea bastante común, ya que puede distorsionarse si se usan fuentes raras al anunciarse en los distintos dispositivos.

Sencillez y adaptabilidad

Debe ser fácil de entender para que permita una rápida identificación. Se debe entender a la primera sin necesidad de analizarlo. Hay que tener en cuenta la gran cantidad de medios y dispositivos donde se mueve la publicidad en la actualidad, no solo en papel, sino en muchos soportes, por lo que debe estar diseñado para adaptarse a todos los medios.

El logotipo de la empresa es la imagen de la misma, por lo que se debe cuidar y potenciar al máximo. Seguro que se recuerdan algunos que han costado gran cantidad de ventas a sus empresas hasta que los han cambiado.

¿Se te ocurre alguno? ¡Cuentanos tu opinión!

Sin comentarios

Añadir un comentario