Contenido evergreen

¿Cómo hacer contenido Evergreen?

En un momento como el actual, en el que toda información tiene una vida brevísima y empieza a decaer en cuanto se publica, crear contenidos evergreen es una gran idea.

Si tomamos la traducción literal del inglés, significa siempre verde. Si estuviésemos hablando de un árbol, se referiría a que sus hojas son perennes. Las publicaciones en Internet resumen esa misma idea: se trata de contenidos que no “se caen”, que perduran en el tiempo, y el valor que aportan hoy, será el mismo dentro de tres meses, seis meses o un año.

Contenido sin fecha de caducidad

Una de las características de las redes sociales y de cuanto se publica en Internet es la rapidez. A los pocos segundos, una noticia ya puede haber dado la vuelta al mundo y convertirse en viral, pero su caducidad es igual de rápida, porque enseguida otro asunto capta la atención de la opinión pública y la primera noticia cae en el olvido con la misma aceleración con la que había impactado en la audiencia. Internet es un mundo de contenidos fugaces.

Por el contrario, este contenido se ajusta a la demanda de información del público en cualquier momento y se mantiene intacto, aportando una valiosísima información a quien quiera servirse de ella.

Estos contenidos pueden presentarse en distintos formatos: post de un blog, ebooks, tutoriales, infografías, guías de productos, y puesto que la información que contienen es siempre actual, sirven maravillosamente al propósito de despertar interés y conseguir engagement y leads.

Consejos para crear contenido evergreen

Para que un contenido se mantenga vigente en el tiempo debe responder a esta pregunta: ¿Esta información resultará interesante para las personas que la lean dentro de un año? Si la respuesta es afirmativa, entonces se trata de un contenido evergreen.

Estos son los requisitos fundamentales para crear este tipo de información:

Tratar sobre un tema específico

Que se convierta en una especialidad, desarrollada a través de diversos artículos que formen una serie. Es interesante añadir links internos para que los lectores puedan ir saltando de uno a otro y obteniendo toda la información. En cuanto a la temática, se puede explicar cómo hacer algo o bien conceptos útiles.

Ser la fuente original

Demostrar ser experto en una materia significa desarrollar al máximo ese tema para el público potencial, añadiendo fotografías, enlaces, bibliografía, apurándolo al máximo y aportando todo lo posible sobre ese tema, para que a las personas que accedan a él no les haga falta navegar por otras páginas o buscar otras fuentes complementarias.

Estos artículos tan completos, que a menudo tienen más de 2000 palabras, suelen gustar a Google, que los destaca como in-depth articles o artículos de profundidad, lo cual también es muy interesante a nivel de posicionamiento.

El contenido debe ser escrito pensando en los principiantes

En los principiantes de la materia, se entiende. Por lo tanto, evitar el lenguaje muy técnico o usar terminologías complicadas, será una buena idea, puesto que de lo que se trata es de enganchar al público e instruirle hasta donde el mismo público decida llegar.

Este tipo de contenido debe tener estas características:

  • Explica cómo hacer algo o conceptos útiles sobre una materia.
  • Alivia algunos puntos de dolor y resuelve problemas y deseos de la audiencia aportando valor.
  • Usa párrafos cortos, descripciones breves y tono comunicativo, lo que lo hace agradable, amable y fácil de leer.
  • Tiene muy en cuenta las keywords y el uso del SEO, puesto que es SEO friendly y, además, puede adaptarse a distintos formatos.

El contenido evergreen es extremadamente valioso porque seguirá rentabilizando el trabajo de crearlo, incluso meses después de su publicación. ¿Qué piensas al respecto? ¿Te animas a crear contenido con estas características? 

Sin comentarios

Añadir un comentario