Crawler de Google, qué son y cómo funcionan

Hoy en día, cada diccionario de marketing digital cuenta con los siguientes dos términos: crawler y crawling. Por lo tanto, me uniré a la corriente y en este texto hablaré de dichos conceptos, consciente de la gran importancia que atesoran. Además, te exlicaremos también el funcionamiento del robot de búsqueda más famoso del mundo, el de google.

¿Qué es un crawler?

De un modo muy simplificado, los crawlers se podrían definir como unos pequeños software o webbots cuya existencia cumple con los siguientes tres objetivos:

- Rastrear todas las páginas web disponibles en la tal llamada red de las redes;

- Leerlas, analizarlas y entenderlas, tanto de forma automática como sistemática;

- Llevar la información de las páginas a un servidor que posteriormente, y en función del algoritmo actual, asignará a cada una de ellas una determinada posición entre los resultados de búsqueda (SERP).

Aparte, de acuerdo con dicho objetivos, los crawlers disponen de varios nombres alternativos, todos estrechamente relacionados con su actividad. Unos de estos nombres son: rastreadores, arañas de la web, spiders, trepadores y bots.

¿Existe solo un tipo de robot de búsqueda?

Ahora bien, existe más de uno tipo de rastreadores, mientras que los tipos se distinguen según la actividad del robot. Dicho de otra forma, diferentes tipos de arañas se encargan de analizar y puntuar una información distinta.

Un ejemplo, la misión del crawler de de diferentes herramientas SEO es la localización de errores presentes en un sitio web. Otro ejemplo, el robot de búsqueda más famoso del mundo, Googlebot, está diseñado para indexar a los resultados de Google tanto el contenido nuevo como el contenido actualizado de Internet.

¿Cómo funcionan los crawlers?

Aclarado este asunto, me centro en la cuestión del funcionamiento de los crawlers. Además, con ese objetivo, utilizaré el ejemplo de la araña de google.

De hecho, antes de iniciar su actividad, Googlebot cuenta con un conjunto de URLs, conocidas como semillas. Bien que, la actividad empieza cuando la araña arranca la descarga de páginas web asociadas a esas semillas. Además, el bot se ocupa de la búsqueda de otras URLs, dentro de las iniciales.

Paso siguiente, cada dirección nueva que se localice automáticamente comienza a formar parte de la lista de URLs que la araña debe visitar y procesar. De tal forma, se crea un índice de las páginas descargadas cuyo propósito es hacer posible unas búsquedas más rápidas.

Bien que, cuando entra en un sitio web, el rastreador se encarga de las siguientes acciones:

- Realiza un índice de páginas web disponibles en el sitio, centrándose en los próximos elementos:

          1. La exploración del contenido textual visible.

          2. El análisis de los hipervínculos situados en listados de las páginas(siguiendo los enlaces, generalmente los crawlers llegan hasta un tercer nivel pero siempre teniendo en cuenta el llamado crawl budget).

          3. El entendimiento de las etiquetas HTML.

- Se centra en los archivos robots.txt para asegurarse qué contenidos no tiene derecho de explorar.

Acto seguido, el spider comprime todas estas informaciones y se las lleva al servidor que le ha enviado al rastreo (en caso de Googlebot, a google). Al mismo tiempo, su labor ha finalizado. De hecho, a partir de ese momento, el servidor se encarga de clasificar las informaciones recolectadas, iniciando el proceso denominado como crawling o crawleo.

Cómo funcionan los crawlers

¿Qué es lo que analiza una araña web?

Bien que, cuando una araña web visita un sitio en concreto, surge la siguiente duda: ¿qué es lo que un robot de búsqueda exactamente analiza? De hecho, el robot de búsqueda lee y analiza solo el código fuente del sitio web que está rastreando. Por lo tanto, un crawler (todavía) no es capaz de fijarse en el diseño web, tal ni como en las imágenes o el contenido multimedia.

Pero pese a esto, los gurú del SEO sí que dan una notable importancia a los temas de arquitectura de información, diseño, imágenes y multimedia. Aunque, lo hacen sin pensar en Googlebot, sino con la mirada dirigida hacia el usuario y su experiencia en un sitio. De hecho, la experiencia del usuario figura como un factor de gran importancia cuando se trata del crawling.

Entre los crawlers y el crawling, ¿te ha quedado alguna duda?

Al final, hablando del crawling, se trata del procedimiento cuyo fin es determinar el orden de una página web tras los resultados de búsqueda. En otras palabras, el crawleo es el proceso de clasificar e indexar los sitios web existentes en internet. Además, esta indexación figura como una pieza fundamental cuando se trata de la visibilidad y el posicionamiento orgánico de cada web.

Sin embargo, en caso de que te interese profundizar tu conocimiento de dichos temas, tratándose de crawlers en general, crawling o del famoso crawler de google, no dudes en dejar un comentario

Sin comentarios

Añadir un comentario