¿Cómo crear una comunidad online y por qué?

¿Qué hace que una empresa, obra o artista sean conocidos en todo el mundo? Sagas de libros como Harry Potter, artistas como Rihanna o incluso motocicletas como Harley Davidson... Más allá de las inversiones en publicidad o la calidad del producto, todas destacan por algo: han creado una comunidad en torno a ellas. Esto demuestra que, en los tiempos actuales, todo negocio debería crear su propia comunidad online.

¿Qué es una comunidad online?

Es conocido el potencial de las redes sociales para compartir información y para que personas con valores afines conecten entre sí. Esto ha permitido que afloren nuevos grupos virtuales, en torno a los mismos temas e intereses. No se trata de meros clubes de fans, sino de gente que desea compartir contenidos, aprender, conocer otros puntos de vista y, en definitiva, enriquecerse sobre algún tema en redes sociales.

Estos colectivos, sin embargo, no aparecen de la nada. En la mayoría de los casos necesitan una bandera, un interés común que las motiva a crecer y a mantenerse en el tiempo. Y una de estas banderas, en efecto, son las marcas.

Una marca que aspire a crear una comunidad sólida debe pensar en cómo aportar valor a ese grupo de personas. Para ello ha de conocer muy bien a su público y las relaciones entre esas personas. Esta labor de investigación es primordial, pues no es posible generar actividad social si no sabemos cuáles son las inquietudes de nuestro público objetivo. ¿Qué les motiva? ¿Qué les impulsa a escribir un comentario, generar discusión y ofrecer nuevos contenidos? ¿Por qué querrían conocer a personas con los mismos intereses? Solo conociendo estos factores es posible ofrecer una identidad grupal viva y estable.

grupos virtuales

¿Para qué sirve una comunidad online?

Al igual que las presenciales, las de Internet reflejan la relevancia social de la presencia de las marcas en la red. Y, como todo el mundo sabe, Internet es la herramienta de comunicación más potente que existe. Los hashtags en Twitter e Instagram, los grupos en Facebook, los espacios en webs específicas como Lego Ideas... son solo algunos medios a través de los cuales la gente habla, recomienda y critica.

Ya no es solamente la propia marca la que decide su rumbo, sino que el colectivo en torno a ella puede potenciarla. Un buen ejemplo de esto es la comunidad de jugadores del videojuego Minecraft, que continuamente realizan modificaciones y mejoras al juego original y las comparten entre ellos.

¿Qué ventajas aporta una comunidad online a una marca?

Estos grupos en Internet tienen una doble importancia:

Información sobre los usuarios

Por un lado, se trata de una valiosa fuente de información sobre los intereses del público objetivo, qué les gusta más, qué aspectos les parecen mejorables... Hay que estar siempre alerta sobre lo que dice la comunidad y, sobre todo, usar estos comentarios para aumentar las fortalezas y corregir los fallos.

Conexión con el público de la marca

Los grupos virtuales son, además, un espacio privilegiado para entablar relación con el público. Un buen gestor de comunidades no solo recopilará información, sino que se aproximará a los usuarios mediante interacciones, mensajes, brindando contenido de calidad...

Esta dimensión es muy importante, pues permite a las empresas mostrar su lado más cercano y receptivo.

La importancia de una comunidad online para nuestra marca puede ser decisiva. ¿Tienes experiencia en la gestión de comunidades en Internet? ¿Quieres contribuir al crecimiento de la nuestra? ¡Todos los comentarios son bienvenidos!

Sin comentarios

Añadir un comentario