¿En qué consiste un market place y como explotarlo al máximo?

Hoy en día, es prácticamente indispensable vender los productos de un negocio de forma online, ya sea a través de una tienda virtual o a través de un market place, a pesar de las reticencias que pueden tener algunas personas en dar este paso.

Esto les ocurre principalmente a personas con tiendas tradicionales y físicas, que no se atreven a dar ese salto, ya sea por falta de recursos o por falta de conocimientos.

Lo que hay que tener claro es que estas reticencias deben eliminarse poco a poco, ya que poner a la venta los productos en estas plataformas consigue que lleguen a un volumen de clientes que de otra manera sería inalcanzable. Por tanto, aumenta el número de ventas con respecto al comercio tradicional.

¿Qué son los market place?

Son plataformas virtuales donde se ponen en contacto compradores y vendedores para poder realizar la transacción comercial. Dicho de otro modo: son como los centros comerciales, presentes en todas las ciudades, pero con las ventajas y la flexibilidad que ofrece estar en Internet.

Se caracterizan por tener un amplio catálogo donde se venden todo tipo de productos. Además, se encargan de todo el proceso asociado a la compraventa. Un claro ejemplo de este tipo de lugares es Amazon, que gestiona los productos de gran número de marcas distintas y´, a cambio, se lleva una comisión sobre el precio por el que se ha vendido cada producto.

Que es market place

Modalidades de negocio

Existen distintos tipos de market place en función de los tipos de compradores y de vendedores en los que está centrada la plataforma.

Una de las modalidades que más está creciendo en los últimos años es el B2B, acrónimo de Business to Bussiness. Explicado de una forma más detallada, es la modalidad en la que las transacciones de los productos se realizan entre dos empresas, por lo que está principalmente orientado al comercio mayorista. Sin embargo, también puede referirse a la prestación de algún tipo de servicio o al consumo de contenidos. Tiene grandes ventajas, como el aumento de la cantidad de posibles clientes, la actualización permanente del stock disponible y la generación de pedidos y facturas automáticas, que ahorran tiempo y dinero.

Otra modalidad es el B2C. Es el modelo más tradicional de venta entre una empresa y el consumidor, algo más complicado para las pequeñas y medianas empresas, ya que actualmente resulta muy competitivo en el mercado donde lo que le importa al cliente final es el precio.

La modalidad de market place que ha entrado con fuerza en el mercado onlinees, sin duda, el C2C, acrónimo de Consumer to Consumer, es decir, el comercio que se realiza entre particulares. Han surgido multitud de plataformas en las que son los propios consumidores los que ponen a la venta los artículos, generalmente de segunda mano, a la espera de que algún otro particular realice una oferta por él. Con esto lo que se consigue principalmente es negociar directamente un precio entre ambos, eliminando, además, los intermediarios que puedan encarecer el precio.

Modalidades de market place

Añadir un comentario