Buenas y malas practicas en la curación de contenido

Buenas y malas prácticas en la curación de contenido

La curacion de contenido es una de las funciones más importantes en la implementación de una buena estrategia de marketing digital. Como content curator, tenemos la obligación de localizar aquellas temáticas de contenidos que estén alineadas con los territorios de marca de nuestro sitio web y sobre el que desarrollar acciones de marketing de contenidos o de compartir en redes sociales. No olvidemos que el objetivo de cualquier marca, además de realizar acciones de comunicación y publicidad, es ofrecer un valor añadido que permita atraer tráfico a nuestra página web, que posteriormente puedan acabar en conversiones de nuestros productos.

Mejorar el SEO de nuestra página web

Actualmente, este tipo de función está integrada en el departamento de comunicación y marketing de una empresa, aunque en aquellas compañías más pequeñas, puede desarrollarse a través del creador de contenidos o del community manager. Sin embargo, hay que estar muy atento a las buenas y a las malas prácticas que pueden beneficiar o perjudicar el trabajo del curador de contenidos. Conseguir un mejor posicionamiento web es uno de los grandes objetivos departamentales. Hoy en día, el tráfico orgánico resulta uno de los principales nichos de mercado que no podemos dejar escapar. Por ello, la creación regular de nuevos contenidos es una de las prácticas fundamentales. La curación de contenidos no debe limitarse a buscar temas que resulten de actualidad y reescribirlos.

crear contenidos de forma regular

A Google, de hecho, le encantan los nuevos contenidos de calidad y ha desarrollado un algoritmo que permite diferenciar aquellos sitios web que han aprovechado contenidos de otros de aquellos que realmente han aportado a la creación de valor. Por ello, el curador de contenidos puede aprovechar otros contenidos como fuente de inspiración pero debe ser capaz de darle la vuelta y aportar un nuevo punto de vista que sea diferencial. Las redes sociales son otra de las principales armas de los content curator. Además de una fuente más de información, es necesario desarrollar buenas acciones de promoción de contenidos. Por un lado, permite explotar el tráfico social y crear engagement con la comunidad y, por otro, también ayuda a la construcción de un buen linkbuilding. Tampoco hay que pasar por alto la necesidad de destinar un presupuesto a campañas en redes sociales, especialmente en Facebook. La compañía de Mark Zuckerberg tiene el objetivo de ganar dinero y, por ello, cada vez más está reduciendo el alcance orgánico que los usuarios pueden conseguir con sus publicaciones. Por ello, sin ningún tipo de inversión, el alcance y la notoriedad que se puede conseguir en las redes se puede ver realmente reducida.

Los contenidos que se utilicen en la curación de contenidos deben ser trabajados y aportar valor. Por ello, consultar diferentes fuentes relacionadas con el mismo tema ayudará a encontrar diferentes puntos de vista que puedan dar mayor calidad al texto que se redacte y se acabe publicando en el sitio web. Se debe realizar una selección compleja de las fuentes, priorizando fuentes oficiales, expertos en la materia y dejando fuera de la ecuación aquellas páginas que puedan ser erróneas. En Internet hay mucha información contaminada que resta valor al contenido. Si se trata de un tema que puede suscitar debate, tener una opinión lo más neutral posible también es una excelente opción. Por ello, buscar diferentes puntos de vista puede convertirse en una gran idea.

Google nos vigila muy de cerca

google vigila de cerca

Lo que ha quedado claro en estos últimos años es que a Google no se le puede engañar. Ha conseguido desarrollar diferentes algoritmos que premia a aquellos que respetan sus normas y castiga duramente a los que no. Uno de estos algoritmos, conocido como Black Hat SEO, se encarga de penalizar a aquellos sitios web que puedan ofrecer contenido duplicado y, que por tanto, puede restar valor a las opciones de respuesta a las búsquedas de los usuarios que ofrezca la empresa creada por Larry Page y Sergey Brin. Una de las peores prácticas de un curador de contenidos es ofrecer contenido duplicado, o en otro caso plagiar ese contenido. Ofrecer los resultados de un informe sin citarlo adecuadamente corresponde un delito contra la Propiedad Intelectual, y puede perjudicar gravemente a la imagen del sitio web. Por ello, bajo ninguna circunstancia, se debe duplicar o plagiar contenido.

Tampoco se deben utilizar siempre las mismas fuentes. La variación enriquece, y hacer lo mismo aburre. En este sentido, si se ofrece siempre exactamente lo mismo cada día, los usuarios acabarán por aburrirse, abandonarán el sitio web y el porcentaje de rebote que podamos observar en Google Analytics será más alto de lo normal. Intenta sorprender siempre a tu comunidad, y se logrará un mayorengagement, y mejorar el boca a boca de la empresa.

La curación de contenido es una función realmente estratégica que obliga a los profesionales a llevar a cabo una planificación de acciones. Si se realiza correctamente, el futuro de la empresa puede ser mucho más provechoso ¡Cuéntanos tu opición!

Sin comentarios

Añadir un comentario