Amazon afiliados

Amazon afiliados, ¿en qué consiste?

Pertenecer a Amazon afiliados es una forma de monetizar un sitio en internet recomendando productos del propio Amazon o de terceros, siempre y cuando estén a la venta en las tiendas que integran sus plataformas.

Funcionamiento de Amazon afiliados

Lo primero que hemos de valorar sobre su funcionamiento es que Amazon tiene unas reglas muy estrictas. En este sentido, lo que busca es obtener un beneficio de cada una de las acciones de sus afiliados.

Por tanto, si una web no genera un tráfico de calidad que finalice en ventas o suscripciones, lo más seguro es que cancele la afiliación.

Estructura interna del programa de afiliados

Existen dos formas básicas de mostrar recomendaciones, una es la clásica de enlaces a productos y la otra es la de redirección a programas especiales. Aunque compatibles entre sí, no funcionan de la misma manera a la hora de publicitarlas ni de obtener comisiones.

Cada una de estas estrategias posee normas rígidas sobre dónde y cómo hacer uso de ellas, ya que existen varias restricciones que, de incumplirse, pueden suponer penalizaciones e incluso la supresión de la cuenta de afiliado.

Dentro de esta estructura, encontramos las herramientas que Amazon proporciona para el programa, como comprobadores de enlaces, creadores de cajas de productos, elementos publicitarios, plugins, una API de conexión además de la normativa, foros y consejos.

Amazon afiliados

Estructura externa del programa de afiliados

En este punto es donde entra en juego la presencia del afiliado, ya que integra el lugar y la manera de utilizar la estrategia de venta definida para lograr el objetivo que se tenga propuesto y que satisfaga a Amazon.

Aquí debe primar la calidad sobre la cantidad y, para ello, es imprescindible que generemos contenidos de relevancia y que hagamos un buen uso del SEO orgánico (tanto interno como externo).

De poco vale, a largo plazo, recargar el espacio web con banners, productos o reseñas externas si el entorno en el que aparecen no tiene nada que ver o directamente no existe. Si hacemos búsquedas de algún producto, podremos ver ejemplos de ambos casos en diferentes webs que emplean este programa de afiliación.

Por lo general, lo primero que observaremos en las búsquedas son los espacios que pagan por subir posiciones, y que, cuando se accede a ellos, no son más que un breve encabezado y un scroll infinito de enlaces que carecen de explicaciones o, que de haberlas, no aportan valor alguno.

A continuación, irán apareciendo los sitios que, en función del producto, han creado un ecosistema en el cual hay información detallada, reseñas de valor y en el que se ve, claramente, que lo que recomiendan es útil para el contexto global del tema que desarrollan.

Las granjas de enlaces son cosa del pasado, ya que, actualmente, Amazon busca excelencia y buena reputación, algo que únicamente podemos ofrecer con el conocimiento real de lo que se vende y haciéndolo de una manera coherente.

Respecto a dónde utilizar estos enlaces, Amazon deja bien claro en sus políticas que no todo vale. Sobre esto, hemos de destacar que hay que leerlas bien, entenderlas y seguirlas al pie de la letra.

Toda aquella operación que se concrete y provenga de sitios no autorizados, como e-mails, no será tenida en cuenta para las ganancias del afiliado.

Aunque a primera vista puede parecer muy sencillo, no lo es. Y eso se sabe de sobra si participamos o hemos colaborado en el programa.

Sacarle partido a Amazon afiliados requiere seguir una serie de pautas que, como hemos expuesto en este artículo, aúnan investigación, adaptación, SEO y tiempo. ¿Tienes experiencia con este programa? Déjanos tu opinión en los comentarios.

Sin comentarios

Añadir un comentario